8 razones por las que volvería a Tailandia (una y otra vez)

DSCN0571

Después de seis años he vuelto a Tailandia y tras este viaje me encantaría regresar de nuevo.  Y esto me ha hecho plantearme… ¿Qué es lo que te hace querer volver a visitar un país que ya conoces? Y la conclusión a la que he llegado es que quieres volver porque en ese lugar te has sentido a gusto y seguro. Porque te has sentido como en casa.

 

No voy a explicar mi viaje por Tailandia, porque al ser el país más visitado del sureste asiático, hay muchísima información en internet y 379 guías de viaje (y seguro que me quedo corta) que cuentan todos los detalles, pero si os voy a dar algunas razones por las que yo volvería  una y otra vez:

 

  1. Es un país barato (comparado con Europa). Por ejemplo, el taxi del hotel al aeropuerto, a una hora de distancia, nos costó 300 baths (7 euros). Y un plato de comida de un puesto callejero 50 baths (1 euro). Y volar de un sitio a otro dentro del país tiene unos precios que parece que te estás sacando un billete de autobús en vez de uno de avión. Y lo mismo con los hoteles. En definitiva, que por poco vives y comes muy bien. Y así da gusto ir a cualquier lado.

    DSCN0503

    Nuestra piscina en Railay, en el sur de Tailandia. Y el libro que me ha acompañado en este viaje, “Los buscadores de conchas”. Y no es porno argentino, que conste. Malpensados.

 

  1. Es un país fácil para viajar. No hace falta ni visado (si estás menos de 30 días), ni vacunarte de nada. El transporte allí es variopinto y sencillo, aunque tienes que desarrollar tus habilidades de regateo en algunos casos. Los tailandeses son amables y están dispuestos a ayudarte con una sonrisa, lo cual es de agradecer. Mucho.
    DSCN0834

    Tras un regateo agotador, nos subimos a este Tuk Tuk, empapelado con Doraimon.

    DSCN0813

    Foto de casa tailandesa, monamente decorada a orillas del río, hecha desde nuestro medio de transporte, en este caso un barco, que va a toda pastilla por el canal.

    DSCN0727

    Foto del susodicho barco, a todo trapo.

 

  1. La comida tailandesa es un espectáculo sensorial. En los puestos callejeros cocinan alimentos frescos delante de ti a los que añaden mil millones de hierbas y picante a tu gusto. La sopa de noodles está entre mis favoritos sin duda. Y me flipa ir andando por la calle y pedirte un coco, un zumo de piña o un mango troceado cuando quieras, donde quieras. Es que lloro de la emoción cuando pienso en ello. ¡Qué rico!
    DSCN0781

    Frutera tailandesa posando con aire pensativo.

    DSCN0746

    Especialista en “thai pancakes”.

    DSCN0672

    Yo misma, degustando un batido de un producto típico de la zona: galletas oreo.

 

4. Vida basada en principios budistas. El budismo es la religión predominante. Esta cultura diferente, con el misticismo que conlleva y sus templos budistas, atraen a mucha gente. Es frecuente encontrarse con monjes budistas por la calle. Se les distingue porque llevan túnicas naranjas y la cabeza rapada. ¿Sabíais que según la tradición tailandesa, todos los hombres jóvenes tailandeses tienen que pasar como mínimo 3 meses como monjes? Es obligatorio, como lo era la mili antes aquí. Pero en el caso de los tailandeses sin dinero, ni alcohol, ni tabaco, ni sexo… y sólo pueden comer hasta las 12 del mediodía. Pasan el resto del día ayunando. Habría que ver a muchos españoles intentado hacer esto una semana…ejem. Piden limosna para comer, así que es normal verles a primera hora de la mañana con un cuenco vacío en las manos, pidiendo comida por las casas. Meditan para llegar a estados mentales positivos como la calma, concentración y conciencia, y así tener un mayor conocimiento de uno mismo, de los demás y de la vida en general. ¿Será por esta tradición que los tailandeses son tan sonrientes y amables?

DSCN0816

Tres monjes con túnicas naranjas y tres conos naranjas. Ese día me sentía especialmente creativa y de ahí esta foto.

DSCN0480

Una servidora haciendo yoga en la playa de Railay West. Tito, la próxima vez, que las manos queden debajo del sol. Gracias.

 

5. Naturaleza. Puedes encontrar playas paradisiacas con palmeras tropicales, islas recónditas, hacer excursiones por la selva o bucear en Koh Tao.

DSCN0514 (2)

Claudia Schiffer en la playa de Phra Nang, en Railay. Espera un momento…pero si soy yo!!!!!

DSCN0599

Con el mejor compañero de viaje.

IMG_20160323_105911

De esas veces en las que el esfuerzo, en este caso de escalar, merece la pena…vistas desde el view point de Railay.

6. Compras. Para comprar en este tipo de viajes yo prefiero los mercadillos. Y el de Chatuchak, en Bangkok, ha conseguido impresionarme de verdad. Es gigante. Venden absolutamente de todo. Y lo mejor es que no te acosan llamándote y obligándote a entrar en sus tiendas. Quizás te gritan para llamar la atención sobre su negocio, pero ahí queda. No son tan insistentes como en otros países, y yo lo agradezco.

DSCN0858

¿Compro para hacer curry rojo, verde o amarillo? Vaaa, me los llevo todos y a ver que sale.

DSCN0845

Puesto con 536454464673 flores artificiales.

7. Bangok es una mega metrópolis con encanto. Mezcla de caos, fiesta y rascacielos.

DSCN0739

Un “pequeño” atasco en Bangkok. En el fondo me alegra que estas cosas no pasen sólo en Madrid.

DSCN0752

Una noche cualquiera en un bar cualquiera. Bueno…en verdad no. Estamos en la azotea del Sirocco. Will, yo y los cacahuetes que nos pusieron. Las copas nos las deberiamos de haber bebido ya, porque no las veo. Simplemente…espectacular.

DSCN0765

Rascacielos nocturnos. Y el río Chao Phraya.

8. Tailandia es un país con mucha vida. A todas horas puedes encontrar puestos abiertos con comida tai, taxis, gente por las calles, fiesta, supermercados abiertos…

DSCN0792

¿Dónde está Willy? En chinatown.

 

¿Añadís alguna razón más para volver a Tailandia?

P.d. Quería aprovechar y dar las gracias a todos los que leéis a Paulismosiempremoni, a los que me dedicáis comentarios cariñosos y a aquellos que me votasteis en el concurso premios 20 blogs. De más de 700 blogs inscritos en mi categoría, he quedado en el puesto 23. Estoy muy contenta y agradecida por ello. Además, teniendo en cuenta que el proceso de votación no fue nada sencillo, es para agradecerlo el triple.  El año que viene… ¡a por la final! ¡¡¡Gracias, gracias y gracias!!!

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en viajes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s