Las bodas me confunden.

Las bodas me confunden. Mucho. Hay tantas cosas que me gustan de ellas, como que no.

Aquí expongo una lista con mis reflexiones para entretenerme e inspirarme, basadas en mi opinión personal y por lo tanto con una relevancia nula. Así es como pienso hoy en día:

Me gustan las parejas que se casan porque sí, porque les apetece dar el paso, pero que no pierden el norte.  Que lo importante sea el hecho de casarte y que elegir una flor u otra o un mantel blanco o beige no genere una batalla campal. Que haya paz y tranquilidad. Me gusta el significado de casarte: el quererlo todo con alguien. Y tener ganas de que sea para siempre. El ir construyendo un amor puro, honestidad y confianza. Y me gusta celebrarlo en familia, en el amplio sentido de palabra. Me gusta que una boda sea mucho más que un día de fiesta. Que los novios disfruten del día y de los invitados. Me gustan las bodas que no pretenden competir con otras bodas. Me gusta dar el paso con el corazón en la mano. Ser fiel a tu estilo.

base_image

Las novias que no se disfrazan y los invitados o novios que arriesgan con corbatas y chalecos diferentes.

_mg_5925%20web

Foto de Anglomanía

Me gusta que no todas sean novias con espaldas descubiertas y bodas en septiembre. Me gusta que haya gente con gustos diferentes, porque en la diversidad está la belleza. Me gustan los invitados que lo dan todo.

coctel-leticia-_lvaro-photodelux-279

Anunciar la boda con cinco meses (o menos) de antelación. Las historias de amor geniales. Organizar tú mismo el viaje de novios. Los catering en la pedida, si decides hacerla, para disfrutar con menos estrés.

dscn1657

Me gusta ver gente feliz y cosas bonitas. Me gustan las despedidas de soltera divertidas y preparadas, que no ponen a la novia en situaciones muy incómodas. Las invitadas peinadas-despeinadas. Bodas en las que se respira naturalidad y sencillez. Las flores y las velas. Llevar un vestido de novia heredado. El de mi abuela lo tuvimos que tirar porque estaba muy roto y me dio muchísima pena. Me hubiera casado con el encantada.

img_20160925_203626

 

No me gusta la ansiedad. Momentos forzados, como para mi es la entrada al salón, con todo el mundo sentado teniendo que mover el ramo a ritmo de un temazo. De hecho, este momento me genera trauma. No me gustan las novias que al entrar en la iglesia en vez de caras ven iphones que las hacen fotos. Los tirabuzones muy marcados, la laca y  los casquitos en la cabeza, como ya he comentado en ocasiones anteriores. Novias muy serias o novios muy borrachos. Bodas que quieren hacer una demostración de “status social”. Los precios exagerados. La gente que se hace pasar por profesional y en verdad no tienen ni idea. Las fotos empalagosas. Bodas-feria con multitud de actividades, que agobian. Que las frases “es una vez en la vida” o “ya metidos en gastos” sirvan de excusa para seguir gastando sin filtros. Medir lo que alguien te quiere por los quilates del anillo que te regala. Que se vea el sujetador color carne. Las fotos en la mesa comiendo.

 

Bueno, os dejo que tenemos que decidir cómo queremos las alianzas y el sabor del sorbete…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bodas, Punto romántico, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las bodas me confunden.

  1. M Jesus dijo:

    Vale pauli, tomó nota. Iré natural, despeinada y cuando entres en el salón no te haré caso. Es broma…….como vas a entrar?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s