A mis amigas

Sin ellas….

Quién se daría cuenta de que te has puesto pestañas postizas, mechas o autobronceador.

Quién se liaría con los amigos de tu novio.

Quién aguantaría tus peores resacas mientras tu insistes en que lo que tienes es gastroenteritis.

Con quién harías el camino de Santiago 28 veces.

A casa de quién irías “a dormir” los viernes.

Con quién irías a estudiar a la biblioteca de historia.  Quién te explicaría la metilación del benzeno.  Quién te dejaría los apuntes.

Con quién harías tu primer botellón, tomarías tu primer chupito y comerías churros con chocolate en noche vieja a las diez de la mañana.

Con quién planearías durante tres semanas un partido de pádel o unas vacaciones exóticas que nunca llegarán a realizarse por incompatibilidad de horarios. Y si finalmente hay suerte, como mucho termináis una semana en Gandía y da gracias.

Quién bailaría contigo la canción de Miénteme de Elena Gadel y David Bisbal de forma desenfrenada como si no hubiese mañana. Con 30 años.

Con quién te independizarías por primera vez.

A quién liarías para ir de festival.

Con quién conseguirías que un viaje de trabajo potencialmente aburrido se vuelva divertido, porque aquellas que empezaron siendo tus compañeras han terminado siendo amigas.

Con quién harías que el casamiento de una del grupo sea la excusa perfecta para irte de viaje y agarrarte un zolocotropo como los de antaño.

Con quién planearías, con 16 años, el modelito que vas a lucir el viernes para ir a un bareto infame de los bajos de Moncloa. Desde el lunes. Mientras la profesora de matemáticas pregunta que es eso tan interesante de lo que habláis y que lo contéis en alto para que toda la clase se entere.

Quién te dejaría ropa. Quién te pediría ropa. Quién te aconsejaría sobre si vas moni con ese atuendo a una boda. Quién te pediría a ti consejos estilísticos.

Con quién, si no fuese con tus amigas becarias, compartirías tus primeras experiencias en el entorno laboral. Quién te enseñaría a conectarte a tu primera teleconferencia. Quién te haría fotos en la oficina para mandárselas a ese chico que conociste, pero no ves porque vive lejos. Quién te acompañaría a dar una vuelta por Malasaña antes del máster.

Quién se acordaría de cosas tuyas de las que tú ni te acuerdas.

Quién leería siempre tu blog. Quién no leería nunca tu blog y además se quejaría por no salir en él. Quién estrenaría la sección de paulistas al habla. Quién te daría ideas y te ayudaría a crear algunos de los post más exitosos.

Con quién organizarías un fin de semana en Londres de mercadillos, Top-shop, Primark, fotos por aquí, fotos por allá, brunch, poco turismo y mucho marujeo.

Quién te ayudaría con la cola del vestido el día de tu boda.

Con quién irías al baño en los bares.

Quién te daría consejos y a quién se los darías.

Quién se acordaría de ti cuando escucha una canción nueva que sabe que te va a gustar. Con quién discutirías sobre quién es más fan de Shakira mientras el resto mete cizaña.

Con quién jugarías al vóley, patinarías o saldrías a correr.

Quién te comprendería cuando nadie lo hace.

Con quién creerías que erais las reinas de la tarima, luego de la pista y hora simplemente te tomas un gin tonic en un bar cualquiera y te sigue pareciendo un plan genial.

Con quién crearías ese “foro seguro” para contar las cosas raras que te pasan y que no contarías a nadie más. Quién te contaría secretos que irán contigo a la tumba.

Con quién se te sincronizaría la menstruación.

Con quién cantarías de madrugada por las calles de Madrid Laura Pausini, mientras los vecinos te regañan desde su ventana. Y luego te pasarías afónica toda la semana siguiente.

A quién intentarías liar para que tu plan rocambolesco de dejar el trabajo e irte de voluntariado a la India se haga realidad.

A quién le contarías tu primer beso.

Quién te enseñaría rincones secretos de Londres. Quién iría a verte a Londres.

Quién, si no tus amigas jóvenes, te enseñarían las canciones festivaleras del momento, las aplicaciones más cool o el significado de nuevos palabros como taburetero o haul (si no sabes qué es esto, ve pensando en tu jubilación).

Con quién te pelearías para no hacer un doodle al grito de “pido no”.

Quién te recomendaría el bar de moda, la canción del verano o ginecólogo.

Con quién compartirías viajes, sueños, preocupaciones, risas y llantos que nadie más entiende.

Con quién, pese al tiempo, la distancia o alguna discusión, todo volvería a su cauce.

Con quién compartirías esos recuerdos que jamás olvidarás.

Quién te guiaría cuando lo ves todo gris.

Quién a pesar de todo querrías y te querría.

¿Qué sería de nosotras sin nuestras amigas? Las de siempre, las nuevas, las que han ido llegando, las más jóvenes, las más mayores, las que ves una vez al año, pero nada ha cambiado, las que están por llegar. Con cada una compartes cosas diferentes, pero todas ellas son imprescindibles. Ellas saben quiénes son.

Gracias compañeras por caminar a mi lado. Sin vosotras este viaje no sería igual.

amigasFoto de Loreto Morales

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a A mis amigas

  1. Letiiiii dijo:

    Me encanta!!!!!
    😍😍😍😍

    Me gusta

  2. David EG dijo:

    Muy buen post, como siempre.

    Me gusta

  3. Palomi dijo:

    Qué post más guay Pauli !!!!!!! Gracias a vos !!!!
    😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s