A mis amigas

Sin ellas….

Quién se daría cuenta de que te has puesto pestañas postizas, mechas o autobronceador.

Quién se liaría con los amigos de tu novio.

Quién aguantaría tus peores resacas mientras tu insistes en que lo que tienes es gastroenteritis.

Con quién harías el camino de Santiago 28 veces.

A casa de quién irías “a dormir” los viernes.

Con quién irías a estudiar a la biblioteca de historia.  Quién te explicaría la metilación del benzeno.  Quién te dejaría los apuntes.

Con quién harías tu primer botellón, tomarías tu primer chupito y comerías churros con chocolate en noche vieja a las diez de la mañana.

Con quién planearías durante tres semanas un partido de pádel o unas vacaciones exóticas que nunca llegarán a realizarse por incompatibilidad de horarios. Y si finalmente hay suerte, como mucho termináis una semana en Gandía y da gracias.

Quién bailaría contigo la canción de Miénteme de Elena Gadel y David Bisbal de forma desenfrenada como si no hubiese mañana. Con 30 años.

Con quién te independizarías por primera vez.

A quién liarías para ir de festival.

Con quién conseguirías que un viaje de trabajo potencialmente aburrido se vuelva divertido, porque aquellas que empezaron siendo tus compañeras han terminado siendo amigas.

Con quién harías que el casamiento de una del grupo sea la excusa perfecta para irte de viaje y agarrarte un zolocotropo como los de antaño.

Con quién planearías, con 16 años, el modelito que vas a lucir el viernes para ir a un bareto infame de los bajos de Moncloa. Desde el lunes. Mientras la profesora de matemáticas pregunta que es eso tan interesante de lo que habláis y que lo contéis en alto para que toda la clase se entere.

Quién te dejaría ropa. Quién te pediría ropa. Quién te aconsejaría sobre si vas moni con ese atuendo a una boda. Quién te pediría a ti consejos estilísticos.

Con quién, si no fuese con tus amigas becarias, compartirías tus primeras experiencias en el entorno laboral. Quién te enseñaría a conectarte a tu primera teleconferencia. Quién te haría fotos en la oficina para mandárselas a ese chico que conociste, pero no ves porque vive lejos. Quién te acompañaría a dar una vuelta por Malasaña antes del máster.

Quién se acordaría de cosas tuyas de las que tú ni te acuerdas.

Quién leería siempre tu blog. Quién no leería nunca tu blog y además se quejaría por no salir en él. Quién estrenaría la sección de paulistas al habla. Quién te daría ideas y te ayudaría a crear algunos de los post más exitosos.

Con quién organizarías un fin de semana en Londres de mercadillos, Top-shop, Primark, fotos por aquí, fotos por allá, brunch, poco turismo y mucho marujeo.

Quién te ayudaría con la cola del vestido el día de tu boda.

Con quién irías al baño en los bares.

Quién te daría consejos y a quién se los darías.

Quién se acordaría de ti cuando escucha una canción nueva que sabe que te va a gustar. Con quién discutirías sobre quién es más fan de Shakira mientras el resto mete cizaña.

Con quién jugarías al vóley, patinarías o saldrías a correr.

Quién te comprendería cuando nadie lo hace.

Con quién creerías que erais las reinas de la tarima, luego de la pista y hora simplemente te tomas un gin tonic en un bar cualquiera y te sigue pareciendo un plan genial.

Con quién crearías ese “foro seguro” para contar las cosas raras que te pasan y que no contarías a nadie más. Quién te contaría secretos que irán contigo a la tumba.

Con quién se te sincronizaría la menstruación.

Con quién cantarías de madrugada por las calles de Madrid Laura Pausini, mientras los vecinos te regañan desde su ventana. Y luego te pasarías afónica toda la semana siguiente.

A quién intentarías liar para que tu plan rocambolesco de dejar el trabajo e irte de voluntariado a la India se haga realidad.

A quién le contarías tu primer beso.

Quién te enseñaría rincones secretos de Londres. Quién iría a verte a Londres.

Quién, si no tus amigas jóvenes, te enseñarían las canciones festivaleras del momento, las aplicaciones más cool o el significado de nuevos palabros como taburetero o haul (si no sabes qué es esto, ve pensando en tu jubilación).

Con quién te pelearías para no hacer un doodle al grito de “pido no”.

Quién te recomendaría el bar de moda, la canción del verano o ginecólogo.

Con quién compartirías viajes, sueños, preocupaciones, risas y llantos que nadie más entiende.

Con quién, pese al tiempo, la distancia o alguna discusión, todo volvería a su cauce.

Con quién compartirías esos recuerdos que jamás olvidarás.

Quién te guiaría cuando lo ves todo gris.

Quién a pesar de todo querrías y te querría.

¿Qué sería de nosotras sin nuestras amigas? Las de siempre, las nuevas, las que han ido llegando, las más jóvenes, las más mayores, las que ves una vez al año, pero nada ha cambiado, las que están por llegar. Con cada una compartes cosas diferentes, pero todas ellas son imprescindibles. Ellas saben quiénes son.

Gracias compañeras por caminar a mi lado. Sin vosotras este viaje no sería igual.

amigasFoto de Loreto Morales

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , | 6 comentarios

Como cualquiera a los 30

Cuando Paulismo me sugirió que podía colaborar en su blog con el tema “Bollera a los 30”, la idea me sedujo. Empecé a pensar en aspectos peculiares de mi vida que podía destacar por ser bollera y que encajaran en el encargo que me hacía Paula. No debí pensar bien, porque no encontré ninguno que pudiera ser más excitante que el de cualquier ser humano a los 30. Así que rechacé la idea durante un tiempo. Hoy, al darle vueltas al tema, me he decidido a escribir, porque quizás esa idea sea lo realmente interesante: la normalidad dentro del tópico y sus excepciones.

Siempre he odiado la expresión “es que yo soy muy rara”, como expresión de auto halago. Todos somos raros, cada uno tiene su punto de rareza o peculiaridad, y eso no te hace raro, sino humano. He aquí la peculiaridad de mi vida. Así que en vez de titular este post como BOLLERA A LOS 30 (que seguro que atrae a más público), lo titularé “COMO CUALQUIERA A LOS 30” (adiós lectores).

El dato por el que debo empezar es que no estoy soltera. Vivo en pareja con mi chica, de también 30 años. Así que no puedo dar el punto de vista de una lesbiana soltera, recorriendo Madrid, o usando redes sociales de citas, o con normas como la ya famosa en este blog “si no hay tableta, no hay teta” de mi gran amiga Susana. Que no sabría cómo aplicar en mi ámbito… “¿Si no hay teta, no hay teta? ”

Mi vida es tal cual, como la de cualquier persona que viva en pareja: televisión, Netflix, cenar, alguna discusión de convivencia, dos plays a la vez (vale, igual esto no es muy normal).

img-20170302-wa0000img-20170302-wa0001

Con la única diferencia de que en el buzón aparece el nombre de dos chicas. Los vecinos, por temor a equivocarse, siempre preguntan o se refieren a la otra como “tu compañera”. Muy correctos por su parte.

Quizás, el aspecto que más pueda destacar de mi vida como lesbiana, es en el ámbito laboral. Soy enfermera, y como enfermera, cambio mucho de servicio, conozco a mucha gente cada poco tiempo, paso mucho tiempo con esa gente: noches, festivos, tardes, navidades, etc., en los que, dependiendo del grado de gravedad de mis pacientes, puedo estar más o menos tiempo con mis compañeros. En enfermería el 90% somos mujeres en pijama y en una sala con mucho café. Así que como podéis imaginar: hablamos y mucho. Esto siempre juega en mi contra, ya que una de las preguntas estrella es:

¿T I I I I E E E E N E E E S  N O O O V I I I O O O?  (Yo ya la oigo así como en voz lenta y grave, imaginarla)

Pffff, qué pereza… Tengo dos formas de actuar. Que actúe de una forma u otra depende de tres factores:

  1. Tiempo que vaya a quedarme en esa planta.
  2. Edad media de la gente de la planta.
  3. Cantidad de gente que haya alrededor.

Valorando todos estos factores, respondo de una manera u otra:

  1. “NO” – Es la verdad, no tengo novio. A veces miran extrañadas o sueltan: “bueno, todo llega” A lo que yo respondo: “Uy no, estoy muy bien así”. A lo que responden con un jaleo digno de una grada: “siiii, haces bien, di que sí, que son unos pesados ueeehhhhh”
  2. “Bueno, novio no, tengo novia” Y aquí encuentro dos tipos de reacciones:
    • “Ohhh qué guay” ¿Cómo que qué guay? ¿Qué es lo que te mola? ¿Haber encontrado a alguien gay? Yo entiendo que lo hacen para hacerme ver que son muy tolerantes y lo ven como algo normal, pero en serio, queda algo siniestro.
    • Esta es mi favorita: lo sueltas y siguen preguntando sin ningún gesto de sorpresa, ni admiración, ni fuegos artificiales. Normalizando la situación normal. Propia de gente más mayor, para mi sorpresa.
    • Voy a añadir una tercera reacción, que ocurrió una vez y merece ser contada. A la pregunta de quién era esa chica que vino a verme a la planta, yo respondí: mi novia. Y la respuesta fue: “ahhh jajajaaja Irenita, que graciosa eres…” “No, Lucía, en serio, es mi novia” Creo que la señora aún sigue teniendo atragantada la mandarina.

A veces me da la sensación de que la gente quiere que te presentes así: “Hola soy Irene, la enfermera nueva y ah, soy lesbiana”. Es como que así daría a entender que estoy realmente orgullosa. Ese tipo de gente es la que yo defino como que es tolerante hasta que lo tiene en casa.

Orgullosa estoy, de haber elegido tan bien a mis amigos como lo hice. Recuerdo cuando salí del armario, con mi primera novia. Estaba acojonada, por mí y por los demás. Bajábamos Quintana Paulismo y yo, creo que camino de la Creperie para cenar con las demás. Y ahí se lo solté: estoy enamorada de una chica. Y me puse a llorar, tal cual. Fue un llanto de alegría, de liberación. Nunca me había sentido tan feliz y tan libre. Su reacción no es necesario que la describa. Solo diré que desde entonces hasta ahora, todas están deseando acudir a una boda gay, dicen que da glamour. Si eso ocurre, espero tener otro hueco en este blog.

Y para terminar, si algún consejo tengo que dar como bollera a los 30… A las abuelas no les hace falta saberlo, ellas ya lo saben, o lo intuyen, pero no quieren oírlo. Se verían en la obligación de rezar por nuestra alma el resto de su vida. Así que mejor no se lo digáis. No es culpa suya, lo fue de una dictadura.

Gracias Paulismo siempre moni por este hueco en tu blog.

Si te parece bien, dejaré un glosario de términos con ejemplos prácticos:

  1. Bollera: Normalmente se dice de una misma. “Yo soy bollera” ahí con orgullo.
  2. Bollerna: Es una bollera muy moderna, como las de ahora. Una bollera hipster, con sus cosas de modernita: gafas de pasta, artistas, vegetarianas, veganas, voy en bici de mi abuelo, maleta antigua de hebillas…. “Mira a esa bollerna de ahí”.
  3. Bollaco: Esto es que es muy bollo. Evidencia de bollo a la vista “Bufff, vaya bollaco”.
  4. Bolli: “Es un poco bolli, ¿no?” Aquí tiene el beneficio de la duda.
  5. Trucha: También se dice de una misma. “Soy un poco trucha, sí”
  6. Truchón: Significa lo mismo que bollaco. El usar uno u otro… no sé, pero a las más mayores les llamo truchas. Es decir, señoras truchonas. “Bufff, vaya truchón”
  7. Truchi: también tiene el beneficio de la duda.
  8. Cierva: La he descubierto recientemente. Es equivalente a trucha o bollo.
  9. Liga del fula: La liga del fula es una liga de fútbol 7 de chicas. Que organiza un pub que se llama Fulanita de Tal. Bar bollo por excelencia. A esa liga se apunta todo el mundo. Creo que todo el mundo ha oído hablar de ella, quien no haya ido, no ha vivido. “¿Quedamos este domingo?” “No, tengo partido del fula”
  10. Chuecasala: En chueca siempre encontrarás a gente de futbol sala y en futbol sala encontrarás a gente que ha estado en chueca.
  11. Bollera o vasca:  las vascas por su corte de pelo y su estar, parecen bolleras, pero nunca se sabe… por eso es muy típica esa frase: ¿vasca o bollera? Lo siento, pero no se puede diferenciar. Suerte si te lanzas.
  12. Bollodrama: Dícese de aquel momento en el que una pareja de lesbianas discute, lloran y se separan por un hecho que incluye cuernos, pasión y odio. Este bollodrama tiene que ser evidenciado por alguien ajeno a la pareja. Quien no haya tenido un bollodrama no ha descubierto lo que es ser lesbiana.

IMG-20170303-WA0004.jpg

Publicado en Los más leidos, Paulistas al habla, Reflexiones | 7 comentarios

Vuestro voto puede hacerme soñar

Tengo contradicciones en muchos aspectos de mi vida. Lo reconozco. Y los refranes no me ayudan en esto. Por ejemplo, no me digáis que no hay una incoherencia en: “Al que madruga Dios le ayuda” y “No por mucho madrugar amanece más temprano”. A mi estos dos dichos me hacen sentir confusa. Entonces… ¿madrugo o no?

Sin embargo, hay otros proverbios que desde pequeñita me quedaron grabados a fuego como: “Quien no llora no mama” y “Quien la sigue la consigue”. Para mi ambos son verdades como templos.

Y basándome en las lecciones aprendidas sobre estos dos últimos refranes (no sobre los de madrugar), os voy a pedir un favor. Y voy a ser pesada e insistente. Porque la ocasión lo merece. Pero antes os pongo brevemente en antecedentes:

El año pasado me presenté a un concurso de blogs que organiza el periódico 20 minutos. En este concurso hay muchas categorías, a saber: viajes, deportes, moda, salud, belleza…como yo no sabía en que categoría poner mi blog, decidí inscribirlo en la categoría de “personal”. En esa categoría había más de 800 blogs. Tímidamente, pedí el voto al final de un post en el que explicaba por qué tengo el blog. Y para mi sorpresa, en vez de quedar última, quedé en el puesto 23. Sin haber sido nada pesada pidiendo el voto. Pues bien. Este año, sí que os voy a pedir el favor. Porque para mí es importante. Intuyo que el quedar finalista en este concurso, podría darle más visibilidad al blog. Y como sabéis, ese es el principio de todo. Así que, si alguna vez os habéis emocionado, reído, identificado o guiado con algo de lo que he escrito, por favor, seguid estos pasos para votarme. Os aseguro que cada voto vuestro me hará inmensamente feliz.

  1. Pincha aquí
  2. En la ficha del blog Paulismosiempremoni, antes de votar, entra en el sistema a través de tu cuenta de Facebook y completa el registro con tus datos (vale, esta parte es rollo, pero os prometo que no tardareis más de dos minutos).

capture

  1. Ahora haz clic en “Votar”.
  2. ¡Las estrellitas no son votos! Tenéis que darle a votar.
  3. También podéis dejar un comentario sobre lo que os parece el blog.

¡¡¡Mil millones de gracias todos!!!

cropped-cabecera.png

Publicado en De todo un poco | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Por qué La La Land nos hace soñar?

rs-248320-emma-stone-ryan-goseling-la-la-land-sing-dance-trailerSupongo que a estas alturas todos habréis visto La La Land y si no, ¡vergüenza debería daros! ¡Id corriendo ya al cine, pequeños ignorantes!

Yo tengo dos barómetros personales para saber si una peli es buena.

  1. Si después de la peli he tenido debate sobre la misma con amigos, familia o conmigo misma.
  2. Si la volvería a ver.

En el caso de La La Land, la respuesta a las dos preguntas es un SÍ rotundo.

Cierto es que con los musicales soy bastante poco objetiva, porque en general, ME ENCANTAN. Canten y bailen mejor o peor. Me gustan igual. Me gustan tanto, tanto, que hasta hay veces que me pongo triste o melancólica. Porque a mí lo que me gustaría es saltar al escenario. ¡Yo quiero ser parte de uno! No tendría que ser ni la protagonista. Con ser una de las bailarinas “del montón” me sentiría totalmente feliz y realizada. Qué pena que en esta vida no me hayan acompañado ni la capacidad de cantar ni de bailar bien. Quizás en otra vida, nunca hay que perder la esperanza.

Pero La La Land es más que un musical. Tiene un final que te pone los pelos de punta. Que da lugar a diversas interpretaciones. Que genera discusiones acaloradas entre mi grupo de amigas. Tiene amor.

La historia puede ser un poco cliché, pero para mí el final tiene magia. Los protagonistas se quieren. Pero deciden dejarse ir para permitir que el otro persiga lo que siempre quiso. Y después de unos años, cuando se encuentran por casualidad y el piano empieza a sonar, los dos se dan cuentan de que ambos han logrado lo que perseguían. Y comienza a sonar su canción. Y comienza la magia. Y se plantean que hubiera pasado si en vez de luchar por su sueño, hubieran luchado por ellos. La de cosas que podrían haber conseguido juntos. Y la felicidad que podrían haber compartido. Y al espectador se le empiezan a remover las tripas. Porque es fácil sentirse identificado. Porque todos hemos renunciado a cosas. Y miras a tu alrededor. Y por un milisegundo piensas, bueno, tampoco me ha salido tan mal. Yo también he tomado mis decisiones y lo que he elegido me ha hecho feliz. Como quizás también podría haberme hecho feliz otro camino. O no.

Creo que la película, entre bailes, habla de que todos somos lo que somos gracias a las renuncias que hemos hecho. Gracias a las personas que han sido parte de nuestra vida, con las que hemos aprendido y crecido. Y aunque ahora no estén con nosotros y sólo sean parte de nuestro recuerdo, sin ellas no seriamos quienes somos. Somos lo que somos gracias a lo que fuimos. Sólo con el tiempo podemos unir los puntos y encontrarle sentido a todo.

Y la canción se acaba y se encienden las luces.

Y piensas…que bonitas son las películas que te hacen soñar.

¿Tenéis la misma interpretación que yo del final?

Publicado en Reflexiones | 5 comentarios

Aniversario y concurso

¡Hola!

He estado pensando en cómo celebrar el segundo cumpleaños del blog (que fue hace dos meses…ups).

fullsizerender-003

Después de muchas vueltas y tentaciones de simplemente dejarlo pasar…he decidido proponeros un concurso y así de paso empezar bien el año.

Claramente el blog necesita renovarse, porque desde que lo empecé, no he cambiado nada en el formato. Hasta el otro día, que cree una página de presentación y diferentes secciones, para que sea más fácil buscar según el tema sobre el que se quiera leer.

Pero todavía me quedaba algo pendiente. Renovar la cabecera:

imagen

Y así es cómo se me ocurrió la idea del concurso. ¡Un concurso de diseño de cabeceras! Yo misma elegiré la más bonita u original como vencedora. En caso de duda, consultaré con mis marketing advisors.

El premio será una taza de desayuno que personalizaré en especial para el ganador del concurso y un súper cojín de labio.

fullsizerender-005

Estas son las medidas de la imagen que tengo ahora mismo, por si os ayuda. Lo ideal es que el tamaño (alto y ancho) sea igual, para que encaje a la perfección.

capture

La fecha límite para entregar vuestro diseño es hasta el 12 de febrero (incluido).

¡Un fuerte abrazo para todos!

Paulismosiempremoni

Publicado en De todo un poco | Deja un comentario

It is more fun in the Philippines

Ya sé que aquí hace frío y llueve, pero varios lectores del blog (dos, para ser exactos), me han pedido que cuente más sobre qué hicimos en Filipinas. Así que aquí va la segunda entrega del viaje. Espero que os guste.

La primera semana vimos las terrazas de arroz de Banaue, al norte del país, que son patrimonio de la Unesco. Hicimos trekkings infinitos y tuve agujetas durante una semana. Nos bañamos en unas termas naturales de agua caliente (hirviendo) y fría (helada). Llegamos a una cascada gigante. Respiramos. Conocimos gente local encantadora, sonriente y que transmitían felicidad, viviendo con lo básico.

Casi perecemos congelados en el autobús nocturno del horror (9h) que va desde Manila a Banaue. Tuve que desarrollar mi creatividad para sobrevivir durante el viaje. Ante las negativas del conductor a bajar el aire acondicionado y la imposibilidad de coger la cortina de la ventanilla sin romperla para ponérmela por encima, lloré un poco y terminé construyendo una manta a base reposacabezas (el mío y de otros pasajeros), que algo mejoraron la situación. Will, en una parada del autobús, bajó y me compró una manta, que colocó cuidadosamente sobre los reposacabezas. Conseguí dejar de tiritar y llegar sin resfriarme.

En Manila recorrimos Intramuros en bici. Intenté entender por qué después de más 300 años bajo dominio español, los filipinos no hablan nuestro idioma. Y comimos dumplings muy ricos. En el aeropuerto, degustamos 200 donuts en el Krispy Kreme. Que delicia, madre mía.

Y en el sur del país, en la pequeña isla de Boracay, comí los mangos más ricos del mundo y sé que me pasaré el resto del año (y de mi vida) soñando con ellos. Vimos el cielo teñido de mil colores. Flipé con esa arena tan blanca y esa agua tan cristalina…e hicimos videos con la GoPro que nos regalaron Las Cosmis por la boda. Gracias Cosmis. Desde ahora soy fan de este artilugio. Aunque hay mucho margen de mejora, que todavía somos principiantes, os dejo nuestro primer video con la GoPro y algunas fotos de este país tan único y maravilloso.

¡Espero que os gusten!

Para leer más sobre el resto del viaje pincha aquí.

 

I know it’s cold outside, but I had several requests (ummm…well…two requests to be honest), to tell more about what we did in the Philippines. So, here’s the second installment of the trip. I hope you enjoy it!

The first week we saw Banaue rice terraces, in the north of the country, which are Unesco’s heritage sites. We did endless trekking and I had stipes for a week. We bathe in natural hot springs (boiling) and cold (freezing). We arrived to a huge waterfall. We breathed. We met lovely locals, full of happiness, always smiling, living with the basics.

We almost froze on the overnight bus (9h) that goes from Manila to Banaue. I had to develop my creativity to survive during the trip. The driver refused to lower the air conditioning. I tried to pick up the curtain of the window to put on the top of me. But this was not possible without breaking it. Then, I cried a little. Finally, I ended up building a blanket with headrest covers (mine and from other passengers). This improved the situation. In one of the bus stops, Will bought me a proper blanket and I managed to stop shivering and to arrive to Banaue without been sick.

In Manila, we rode around Intramuros by bike. I tried to understand why after more than 300 years under the Spanish domain, Filipinos do not speak our language. We ate delicious dumplings. At the airport, we sampled 200 donuts at the Krispy Kreme. The nicest donuts ever!

Finally, in the south of the country, on the small island of Boracay, I ate the most delicious mangos in the world. I know that I will spend the rest of the year (and of my life) dreaming about them. We saw the sky dyed a thousand colors. I freaked out with that white sand and crystal clear water … and we made videos with the GoPro (Cosmis wedding present). Thank you Cosmis. From now on I am a fan of this gadget. Although there is much room for improvement, as we are still beginners, I leave our first video with the GoPro and some photos of this unique and wonderful country.

I hope you like them!

To read more about the rest of trip click hereDCIM100GOPROGOPR0016.JPG

dscn1723dscn1725dscn1729dscn1762dscn1785dscn1845dscn1870dscn1871dscn1892dscn2212dscn2218dscn2250dscn2262dscn2276dscn2279dscn2298dscn2333DCIM100GOPROGOPR0257.JPG

Publicado en viajes | 1 Comentario

El día de mi boda

El día de mi boda pensaba que no estaba nerviosa, pero no pegué ojo en toda la noche. Mi padre se dejó el móvil en casa. Mi madre perdió su estola. A mi hermana se le rompió la pamela de camino a la iglesia y tuvo que volver para pegarla con superglu. Empezaron a llegar familiares a casa de mis abuelos arreglados y preparados y yo todavía no me había ni vestido. Llovió. Hizo frío.

Will esperaba en el altar (menos mal) con su corbata bonita y esa sonrisa que enamora.  Me aprendí los votos de memoria, pero al decirlos en la iglesia mezclé unos con otros. Nadie se dio cuenta (por suerte el micrófono se escuchaba muy bajo) excepto Will, que en cuanto salimos de la iglesia aprovechó para meterse conmigo. El cura Paco fue prudente y no interrumpió la ceremonia para corregirme. De hecho, fue encantador. Él casó a mis padres, me bautizó a mí y debió confesar a mi abuela 163836728 veces. Por cierto, allí estuvo ella. Parece que de algo debió enterarse, porque cuando le preguntamos que si le gustó la boda sonríe mucho… Samu, Cuqui y Blanca se encargaron de la música y nos pusieron los pelos de punta.

Las mesas tuvieron nombres de lugares donde Will y yo habimos viajado juntos y mi hermana hizo unas botellitas con nombre y foto de los dos en esos sitios que pusimos en cada mesa. El solomillo con foie estaba tan bueno que sigo soñando con él desde que lo caté en la prueba del menú. Mi hermana me hizo llorar con su discurso, pero sobretodo me hizo sentir orgullosa de ella.

Bailamos un vals que arranqué con mi padre e hice dos portés con Will, a pesar de que el vestido no me lo puso nada fácil. ¡Ay, el vestido! No me pudo gustar más. Nadie me entendió, hasta que conocí a Clara. Le conté como me lo imaginaba y ella adaptó mis ideas, mejorándolas y haciendo un traje con el que me sentí guapa, cómoda y muy yo. Puntulina creó una diadema preciosa, a la que pusimos un broche de cada una de mis abuelas. La guardaré siempre como una joya.

Disfruté muchísimo, incluso de los momentos que de primeras me daban vergüenza. Las copas y chupitos volaron literalmente por la pista de baile. El suelo estuvo siempre mojado y ocurrieron varios incidentes. Cada vez que secaban el suelo se caía otra copa. A E fui a presentarle a L, pero justo en ese momento L se cayó al suelo y E decidió que no era el momento más adecuado para intimar. S se lio con G, aunque yo pensaba que G era para C y S para E. Es que nunca doy una como celestina….

Rocío entre caída y caída me daba copas, me atusaba el vestido y me acompañaba al baño. Mi hermana también hasta que perdió la capacidad de comunicarse. Menos mal que la recuperó al día siguiente. Me sentí una novia súper atendida y cuidada. ¡Gracias amigas! A las Wedding Planners: mi madre, suegra, hermana, Letibodas, Rochi, Lara…también gracias a todas ellas por su buen gusto, experiencia y saber hacer.

Fue una boda en familia en el amplio sentido de la palabra, celebrada en casa. Emotiva y llena de magia.

Gracias a los que nos acompañasteis por aportar tanto buen rollo. A los que no pudisteis venir os echamos mucho de menos.

Las fotos son de mi primo Nacho, fotógrafo profesional. Si tenéis algún evento no dejéis de llamarle. Es un crack.

003_paulaywill__dsd6111034_paulaywill__dsd6243042_paulaywill__dsd6281047_paulaywill__dsd6314056_paulaywill__dsd6345

067_paulaywill__dsd6391087_paulaywill__dsd6476091_paulaywill__dsd6503092_paulaywill__dsd6517

147_paulaywill_img_6576151_paulaywill__dsd6548156_paulaywill__dsd6570180_paulaywill__dsd6680

206_paulaywill_img_6733210_paulaywill__dsd6814

221_paulaywill__dsd6887247_paulaywill__dsd7027263_paulaywill__dsd7109264_paulaywill__dsd7119270_paulaywill_img_6924272_paulaywill__dsd7142287_paulaywill__dsd7213295_paulaywill_img_6975297_paulaywill_img_6986

301_paulaywill__dsd7249319_paulaywill__dsd7365320_paulaywill__dsd7368341_paulaywill_img_7089355_paulaywill_img_7177373_paulaywill_img_7286393_paulaywill__dsd7571397_paulaywill__dsd7583

442_paulaywill__dsd7647443_paulaywill_img_7515459_paulaywill__dsd7686552_paulaywill__dsd7766

Vestido: Clara Brea

Tocado: Puntulina

Flores: Dilo con una flor

Zapatos: Jorge Larrañaga

Peinado: Peinaditos by Vir

Maquillaje: Sarah Miller

Emplazamiento: La Campana

Catering: Villareal

Fotos: Nacho Acaso

 

 

Publicado en Bodas, Los más leidos | Etiquetado , , | 2 comentarios